DAR MAS VIDA A LOS AÑOS Y MÁS AÑOS A LA VIDA.

Los glóbulos rojos cuando no circulan por el torrente sanguíneo al ritmo y velocidad adecuado, por ejemplo en arteriopatías periféricas, tienen la tendencia a agruparse en columnas, en las conocidas "pilas de monedas". Esta típica aglomeración de las enfermedades arteriales es revertida por la ozonoterapia mediante cambios en las cargas eléctricas de la membrana eritrocitaria. El aumento de la glicólisis en el eritrocito va acompañado de un aumento sustancial en el intercambio de iones sodio y potasio, responsables de mantener el potencial eléctrico de membrana, normalizando dicho intercambio.

El hematíe o glóbulo rojo tiene una vida media de 120 días, en situaciones adversas como por ejemplo enfermedades que causen déficit de oxigenación, el tiempo de vida suele acortarse. En este proceso de envejecimiento del hematíe al igual que en las enfermedades oclusivas arterio-venosas hay una disminución gradual del intercambio de iones y electrólitos, aumentando su densidad, su fragilidad osmótica y mecánica, disminuyendo su deformabilidad y también su tamaño. 

El ozono y sus derivados, al regenerar las condiciones eléctricas de la membrana permite la recuperación de la elasticidad de los eritrocitos, permitiendo su paso a través de capilares de menor calibre, mejorando así las propiedades reológicas de la sangre, lo cual evidentemente favorece el transporte del oxigeno.

 

En resumen y en lo que a efectos sobre la sangre produce, puede resumirse en que aumenta el transporte de oxígeno a todos los tejidos mejorando el metabolismo celular. Mayor concentración de oxígeno igual a mejor rendimiento celular.

Otra de las propiedades del Ozono es el control sobre los radicales libres que se producen como consecuencia de la oxidación celular. Se definiría entonces como el mejor sistema para combatir la oxidación celular incrementando los antioxidantes naturales que el cuerpo humano es capaz de producir. Se trata de unas enzimas que van a frenar la acción tóxica de los radicales libres: Superóxido dismutasa, Catalasa y Glutatión Peroxidasa.

De esta manera estamos combatiendo el envejecimiento prematuro y colaborando en retrasar los procesos degenerativos que el paso de los años provoca inexorablemente en todo ser vivo.

 

¿Quiere esto decir que vamos a vivir más años?

No necesariamente. Aunque en cierta forma sí. La vida del ser humano viene condicionada genéticamente. No está ni mucho menos claro cuando nos va a tocar morir. Averiguarlo iría en contra de la bio-ética. A nadie la gustaría saber cuándo va a morir.

Sin embargo, la muerte se produce casi siempre mucho antes de lo que genéticamente está previsto. Ello ocurre por la aceleración de procesos degenerativos, vasculares y neurológicos. En otras ocasiones como consecuencia de procesos infecciosos. Otras por enfermedades neoplásicas.

Muchos de estos procesos son controlables. Otros no tienen por el momento sistemas de tratamiento eficaz. Mediante la Ozonoterapia se pretende combatir estos desequilibrios. Muchas veces eliminándolos. Otras frenando su curso.

En definitiva, viviremos lo que tengamos que vivir. Lo que está escrito. Pero la vida será mucho más cómoda.