Historia de la Ozonoterápia

DESCUBRIMIENTO

Schönbein.jpg

El ozono fue descubierto en 1785 por el físico holandés Martinus van Marum trabajando con maquinas electrostáticas, en las cuales percibió el olor de un gas (ozono). En mayo de 1840 el químico alemán Christian Schönbein, de la Universidad de Basilea, lo nombró ozono, raíz griega que significa Ozein (exhalar un olor, sentir). En 1863 Soret estableció la relación entre el oxígeno y el ozono , al encontrar que 3 volúmenes de oxígeno producían 2 volúmenes de ozono.

El ozono (O3), es una sustancia cuya molécula está compuesta por tres átomos de oxígeno, formada al disociarse los 2 átomos que componen el gas de oxígeno. Cada átomo de oxígeno liberado se une a otra molécula de oxígeno (O2), formando moléculas de Ozono (O3).

Es una molécula muy inestable. Tan sólo es capaz de mantenerse unos cuantos minutos, al cabo de los cuales vuelve a convertirse en simple oxígeno.

PRIMERAS APLICACIONES

Las primeras aplicaciones del ozono fueron para esterilizar aguas residuales. Se conseguía con ello evitar la transmisión de infecciones epidémicas como eran el cólera y el tifus.  Y ello era así porque una de las propiedades del ozono era su enorme capacidad para erradicar bacterias, virus y hongos. Era utilizado como el mayor desinfectante con menores residuos. Se dice incluso que su capacidad de desinfección es cien veces mayor que la de la lejía. Y además sin dejar residuos.

Cuando las terribles guerras azotan a Europa al principio del siglo XX, se empieza a utilizar el Ozono para la limpieza de heridas. No había antisépticos en abundancia. Y el ozono se mostraba como un buen elemento para la combatir lesiones sépticas.

Sin embargo, se apreció que no sólo conseguía la esterilización de las heridas sino que incluso favorecía los procesos de cicatrización y aceleraba la curación de los heridos.

A partir de entonces de empieza a ensayar con el Ozono y se descubre que posee muchas más propiedades que las de esterilización. Era ostensible que los tejidos deteriorados se recuperaban más rápido y eso necesariamente tenía que obedecer a otros criterios.

Por lo tanto valía la pena profundizar en su estudio.

Durante la guerra fría, los descubrimientos pasan de Europa del Este hacia la URSS y de aquí, por colaboración hacia Cuba.

Y es aquí donde se produce la gran revolución del Ozono. En un país donde los medios económicos son muy escasos, se recurre al Ozono como elemento de trabajo y de terapia, consiguiéndose los mejores resultados y los conocimientos mejor fundamentados.

OZONOTERAPIA EN LA ACTUALIDAD

 Definitivamente, en Cuba se trabaja a fondo en el campo de la Ozonoterapia y establecen varios centros de tratamiento en toda la isla, si bien, el Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Cuba (CNIC) es la mejor referencia a nivel internacional.

En la actualidad, la OZONOTERAPIA se encuentra ampliamente difundida en todo el mundo y cada vez son más los especialistas que utilizan el Ozono como elemento imprescindible para la terapia del dolor y del antienvejecimiento.

Para que el ozono sea efectivo y no nocivo para el organismo es imprescindible el conocimiento y manejo controlado de las concentraciones y dosis.